jueves, 4 de septiembre de 2008


LA GRAN INVOCACIÓN
Desde el punto de luz en la mente de Dios que afluya luz a las mentes de los hombres que la luz descienda a la Tierra Desde el punto de amor en el corazón de Dios que afluya amor a los corazones de los hombres que el Cristo retorne a la Tierra Desde el centro donde la voluntad de Dios es conocida que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres el propósito que los maestros conocen y sirven Desde el centro que llamamos la raza de los hombres que se realice el plan de amor y de luz y selle la puerta donde se halla el mal Que la luz, el amor y el poder, restablezcan el plan en la Tierra